Llevamos varios años en el proceso de cambio de una economía lineal por una economía circular, ha sido un proceso largo y no ha sido fácil pero hoy podemos decir con orgullo que aproximadamente un 30% de nuestros productos son fabricados con material 100% recuperado y que gran parte de ellos retornan a nuestras instalaciones al final de su vida útil para convertirse nuevamente en productos completamente funcionales.

NUESTRO MODELO SOSTENIBLE

Realmente estamos comprometidos con el medio ambiente, todos nuestros procesos están constantemente en la búsqueda de mejores prácticas para ser mas eficientes y producir nuestros productos con el mínimo daño ambiental, si quieres conocer mas a fondo nuestros procesos, aquí te explicamos mucho de lo que hacemos…

Esta opción consiste en conseguir el material (PP) ya reciclado y recuperado, es decir que NO proviene directamente del petróleo sino de elementos plásticos de uso cotidiano debidamente reciclados, recuperados y reprocesados.
Empresas nacionales dedicadas a la correcta recuperación de elementos de uso cotidiano como las botellas, las tapas y las etiquetas reprocesan todos estos elementos y los convierten nuevamente en materia prima usando muchos menos recursos de los usados para la materia prima virgen, se reduce el uso de petróleo, el uso de agua y el uso de energía.

Esta opción consiste en recoger y comprar los productos que nuestros clientes van sacando de circulación, buscamos y recuperamos los ganchos deteriorados, dejamos que los reúnan y los almacenen hasta obtener una buena cantidad para optimizar el transporte, es en ese momento cuando nosotros recogemos el material para someterlo al proceso de recuperado.
Ya con los productos deteriorados en nuestras instalaciones procedemos a realizar una separación y selección de materiales, luego los trituramos y volvemos a inyectar el material obtenido para producir nuevos productos..

Nuestro sistema de refrigeración a base de agua es un ciclo cerrado que reutiliza el preciado líquido de forma permanente, el desperdicio por cambios de temperatura es mínimo gracias a la tecnología y a la inversión en equipos de última generación diseñados especialmente para el ahorro de agua. Contamos con chillers que nivelan y regulan la temperatura del agua para evitar que esta se evapore, también usamos grifos de cierre automático para evitar el desperdicio e implementamos un plan de reporte de fugas inmediato para identificar las fugas en el menor tiempo posible y corregirlas.

Reafirmando nuestro compromiso con la sociedad y el medio ambiente trabajamos con energía Verde, que nos permite funcionar con energía renovable garantizando que nuestras emisiones asociadas a consumo de energía tienen un factor de emisión cero. Al día de hoy hemos cambiado 154 lámparas de neón por luz LED, ahorrando 2772 Watios mensuales y toda nuestra bodega tiene sensores de movimiento para encender o apagar las luces y no desperdiciar energía mientras no sea necesaria la iluminación.

Invertir en “energía verde” significa contribuir en aumentar cada vez más el porcentaje de energía producida de manera sostenible, debido a que los ingresos obtenidos en la comercialización del atributo de la “Energía Verde”, son reinvertidos para permitir desarrollar nuevos proyectos de generación de energía renovable, y así crear un círculo virtuoso, al desarrollar productos o servicios amigables con el medio ambiente que den valor a los clientes, y minimicen los impactos ambientales y/o sociales adversos. Además, por la compra de “Energía Verde” las empresas en general pueden reportar las emisiones asociadas al consumo de electricidad como energía con factor de emisión cero en su inventario anual de Gases Efecto Invernadero (GEI) o huella de carbono.

Solemos tender a confundir energías renovables con energía verde, y la diferencia está en que todas las energías verdes son renovables, pero no todas las energías renovables son verdes.
Cuando hablamos de energías verdes nos referimos a recursos infinitos de fuentes no contaminantes y respetuosos con el medio ambiente.

Todos los materiales que usamos en nuestro proceso de inyección son 100% reciclables, todos nuestros polímeros pueden ser reprocesados indefinidamente. De las 150 toneladas que procesamos en promedio mensualmente, 45 Toneladas son de material reciclado y/o recuperado, esto equivale a un 30% del total de la materia prima usada para producción, cifra que crecemos año tras año con el esperanza de llegar en un futuro no muy lejano a que la totalidad de la materia prima sea reciclada.

Nuestro aporte empieza desde el empacado de las cajas, eliminamos la cinta y los zunchos en nuestros sistema de empaque, usamos sólo cartón reciclado y una pega soluble en agua para no entorpecer el proceso de recuperado, hemos diminuido enormemente el uso de papel al digitalizar y sistematizar gran parte de la operación logística.
Hemos zonificado nuestros clientes y nuestras rutas de reparto son mucho mas eficientes que antes lo que reduce el uso de combustible, las emisiones de Co2 y por ende nuestra huella de carbono.
Trabajamos con compañías encargadas de entregar nuestros productos en el menor tiempo posible pero sin dejar de lado los lineamientos y las medidas que permiten una medible y real disminución de gases de efecto invernadero.