Almacenes, Exhibición, Ganchos, Innovación, Lifestyle, Sin categoría, Tienda Online

¿PIENSAS EMPRENDER Y NO SABES POR DÓNDE EMPEZAR?

Si venías pensando en empezar tu propio emprendimiento este artículo te puede servir para derrumbar las barreras que tienes en tu mente. Te explicaremos detalladamente cómo puedes emprender sin mucho dinero.

Empezaremos hablando de los tabús y miedos que nos dicen acerca de emprender, ¿Has escuchado entre las conversaciones de tus amigos o familiares que se necesita tener un gran capital para poder emprender? Bueno, esa afirmación es totalmente falsa, ¿por qué?

Las grandes mentes de los negocios empezaron con un prototipo de su producto, no invirtieron mucho dinero en su primera etapa y lograron lanzarlo al mercado. Por ejemplo, Steve Jobs con solo un ejemplar, logró vender su computadora como una oportunidad de negocio en grandes cadenas como Homebrew Computer Club.

Puedes empezar comprando seis unidades del producto que quieres vender para ver cómo reacciona tu mercado. Si ves que se vendió perfectamente, en la próxima oportunidad compras diez unidades; así, de forma gradual, vas experimentando si los productos que estás ofreciendo te brindan una oportunidad de negocio real sin necesidad de hacer una inversión que no te puedas permitir.

Así que, esta idea de que necesitas tener una inversión de varios millones para poder empezar tu negocio es totalmente falsa, nadie te exigirá que compres los productos para tener un stock lleno, por el contrario, si tu producto resulta ser muy costoso, tienes la opción de venderlo bajo pedido, de manera que recibes un 50% del valor de tu producto desde el bolsillo de tu cliente y la única inversión que harías sería en las imágenes con las que anunciarías tu artículo.

Sabemos que otro incógnito gigante acerca de emprender es el tipo de producto. En el imaginario común, se cree que hay que traer un producto revolucionario para que sea un éxito el emprender. Eso es totalmente falso, el mercado es versátil y para cada producto hay un potencial cliente que puede ser tuyo. Lo importante es diferenciar cuáles son las características de este posible cliente.

Te lo explicaremos con la venta de camisetas. Digamos que decides aventurarte a vender camisetas de bandas de rock, tu público son personas entre 16 a 50 años que les guste el género rock. Si empiezas a ofrecer tu producto a personas que no les gusta ese género de música, evidentemente no querrán comprar tu producto, por lo que no tendrás éxito. El conocimiento de tu público lo es todo en estas primeras etapas, si haces bien la tarea, será mucho más sencillo ir avanzando en tu negocio.

El internet es tu mejor herramienta, haz uso de Google Trends, una página web que te permitirá saber cuáles son las ciudades a las que les interesa tu mercado, cuál es la frecuencia de búsqueda de tu producto, que al final te darán una idea sobre cuál sería el perfil de tu potencial cliente.

Emprender es un camino que requiere de hambre para aprender, constancia y pasión. Si lo estás pensando, ya cumples uno de esos requisitos. ¿Qué te falta para lanzarte?